lunes, 16 de marzo de 2009

Razas Menores. Ratas.



    RATAS.


“Allwënn supo por algún extraño matiz de su voz que aquellas palabras tenían relación sin duda con lo que a él le perturbaba... Continuó amasando aquellos pensamientos mientras el cuerpo esbelto del guerrero se acercaba al resto del grupo.
Aquella sensación de intranquilidad se acrecentaba por momentos, tal vez la seguridad de saber que el propio Ishmant ya advertía algún peligro aceleraba de algún modo su angustia... o quizá no; quizá no fuese únicamente una sensación, quizá... 
Quiso estar seguro y posó su mano callosa en las polvorientas losas del pavimento... No se equivocaba; el tacto frío se extendió por la palma hasta la punta de sus dedos; pero junto a él, una leve vibración tan solo perceptible para aquellos muy vinculados con los secretos de la piedra y las cavernosas profundidades del subsuelo, comenzó a hormiguear a través de las losas. Tales signos sólo podían tener una lectura para esa mano diestra... ciertamente algo avanzaba o se movía entre las simientes lóbregas de aquel santuario; algo habitaba en el interior aún en pie del ajado templo... una agitación que dejaba transpirar la piedra a aquella mano de sangre enana... ”


Flor de Jade. El enviado. Evento 13º


Llaman genéricamente Ratas a unas criaturas de poco más de un metro de altura, de evidentes rasgos roedores que se agrupan en colmenas-colonias muy numerosas bajo el subsuelo. Son muy inteligentes y aunque tecnológicamente poco avanzados, su número les hace ser adversarios temibles, pero sus continuos enfrentamientos entre los múltiples y muy variados clanes que pueden llegar a disputarse un territorio hacen que en escasas ocasiones decidan aflorar a superficie. Existen algunos pasajes en la historia en el que una agrupación muy numerosa de Ratas ha llegado a invadir ciudades y las han saqueado hasta los cimientos, extendiendo las pestilencias y enfermedades que se asocian a ellas. 


Lo cierto es que poco se sabe con certeza acerca de estos pequeños roedores antropomorfos. La mayor parte de la información veraz sobre ellos los han proporcionado los códices enanos, que han encontrado en estos numerosos habitantes de las profundidades un escollo frecuente en su expansión minera, desatándose entre ambas razas violentos episodios de combate. Se sabe que se organizan en grandes clanes, que poseen una tecnología primitiva pero útil y que avasallan por su número. Tienen una incipiente jerarquización social, escritura y arte primitivo. Podrían estructurarse en colonias alrededor de una hembra ponedora o poseer una compleja estructuración social, como muchos apuntan. Casi la totalidad de los encuentros con esta especie ha sido con sus hordas de guerreros que casi funcionan como una plaga. Cuando suben a la superficie suelen arrasar completamente los lugares donde aparecen arrastrando hacia el interior de la tierra y sus madrigueras cualquier cosa que consideren de valor, incluidos los habitantes. No suelen resultar amenaza en solitario, pero en grupo son oponentes difíciles y en hordas resultan imparables. La imaginación habla de auténticas ciudades, con reyes, esclavos e inmensos tesoros, frutos de sus rapiñas. Nadie que haya entrado jamás en una madriguera de ratas ha salido con vida.

Las Ratas no forman parte del ejército del Exterminio, aunque sus apariciones tras las guerras parece haber aumentado.

Ilustraciones pertenecientes al universo de Warhammer (Skavens) y Guild War 2 (Skrittes). Sólo tiene carácter de ambientación.
Publicar un comentario en la entrada