viernes, 10 de agosto de 2012

Mörrighan is searching for War


                                  Todas las fotos con permiso de Mörrighan propiedad de Lorena Mat




Directo en Axerquía. 2 Julio 2012. Overtura con Cruithne




CONFESIONES ÍNTIMAS


Este espacio no acostumbra a hablar del trabajo de otros. Fue una máxima que establecimos. Quienes sois habituales lo sabéis. Sin embargo en ocasiones se presentan momentos en los que merece la pena abrir una pequeña ventana a proyectos e iniciativas de talento que desde este humilde rincón queremos dar a conocer y apoyar por distintas razones.

Ese es el caso de Mörrighan: una joven banda de Folk Metal de la que tengo el inmenso honor y privilegio de haber asistido tanto a su nacimiento y precedentes como a su ilusionante crecimiento.
Muchos son los motivos emocionales que me llevan a ejercer humildemente de pequeño abanderado de este grupo pero principalmente porque estoy convencido de que el proyecto que con tanta ilusión y esfuerzo construye Mörrighan tiene muchas claves en las que nosotros mismos nos reconocemos. Su filosofía de trabajo, su manera de sortear los escollos con pocos recursos al alcance; suplir todas las carencias y dificultades con dosis sobrehumanas de esfuerzo e imaginación para ofrecer el producto de mayor calidad posible al alcance son algunos de los puntos de conexión que nos hacen empatizar con ellos, no solo con la música que ofrecen.

Permitidme que os relate los inicios de este vínculo...



EL CUENTO DE CÓMO SE PUEDE CRECER SIN PERDERSE POR EL CAMINO.


A finales de 2009 (yo ya andaba inmerso en la primera promoción del Enviado) conocí a un par de personas de esas que sabes de inmediato que van a ser importantes en tu vida en muchísimos planos. Un par de personas llenas de talento capaces de contagiarte con un espíritu poderoso que solo parece existir en la fuerza arrolladora de la adolescencia. Yo tenía 32 años y pensaba que unos chavales de poco más de 15 años no podrían ya enseñarme nada nuevo.
Me equivocaba de plano. 

Era una joven pareja de adolescentes cordobeses. Él se llamaba David. Le había escuchado ocasionalmente tocar la viola en alguna Jam Sesion de Folk celta que de cuando en cuando ofrecía el Poney Pisador, uno de esos locales mágicos y epicentro de muchas de las personas, lugares y momentos que han marcado mi vida en Córdoba. Sabía que era un joven músico de conservatorio. Su habilidad y capacidad de atracción con una viola en las manos rallaba lo sobrecogedor. Su energía y su personalidad humilde y arrolladora a un tiempo me capturaron.

Ella se llamaba Patricia. Mi primer contacto con ella fue en una humilde lectura de poemas en el mismo lugar.  
Su verso era potente, lleno de fuerza, íntimo... pero su voz, su voz me enamoró. Era una jovencita llena de atractivo con una timidez casi enfermiza pero rebosante de una capacidad para hechizar que me deslumbró. Les cité, hablamos. Me moría de ganas por ver el efecto de fundir a ambos en un solo espectáculo.

El entusiasmo con el que acogieron la iniciativa me fascinó y comenzamos a planificar eventos donde mezclar lecturas y música. Algunos hubo. Sin embargo, cuando David desempolvó el tarro de las esencias y descubrí no solo su versatilidad con diferentes instrumentos sino su control de todos los elementos de un espectáculo con solo 16 años, me impresioné. Cuando Patricia pasó de usar aquella suave y melancólica voz de recitar a cantar, me cautivó de tal manera que jamás he podido volver a verla simplemente como " aquella niña que leía poemas". Desde entonces ambos crecieron ante mi. Tenían algo juntos que era capaz de transmitir tanta fuerza y tantos matices que resultaba un desperdicio que quedara encerrado en proyectos domésticos y de escasa repercusión. Allí había magia. Verdadera, auténtica y sincera magia. Ellos la creaban, tenían ese poder.

Este convencimiento me lleva a reforzarles una idea que ya tenían trazada: construir un proyecto más sólido, algo que pudieran realmente ofrecer al mundo. Canalizar ese talento y fuerza. No iba a ser fácil y que no acabara perdiéndose por el camino, relegado como cientos de miles de ilusiones que se tienen con 16 años era un reto feroz que solo ellos podrían superar. Yo solo podría estar ahí, caminar tras ellos, darles las escasas herramientas de las que uno puede disponer. Que la vida no se comiese sus ilusiones era el gran riesgo a asumir, como con la mayor parte de los proyectos que se inician de este modo y a esa edad.

Seguimos haciendo cosas y yo me trasladé definitivamente a Madrid. Nuestro mágico y peculiar vínculo se mantuvo y superó la distancia. Ellos probaron cosas, iniciaron proyectos, la mayoría de ellos no cuajaron del todo. No habían encontrado su lugar... hasta que una vez, paseando por los rincones mágicos de Madrid me confesaran que habían iniciado algo distinto, algo suyo, algo que les entusiasmaba. Lo llamaron Mörrighan como la diosa celta de la guerra. Apuntaba a ser casi un desafío. 

David me habló de que su pretensión era formar un pequeño grupo para dar salida a la voz de Patricia, arropada por dos voces masculinas más, e instrumentación celta. Ya tenía a un par de integrantes. Versionarían temas clásicos de Folk (cosa que hacían con un estilo muy personal) y se animarían con composiciones propias.
Ahí estaba el lugar de estos chicos. Una luz se encendió en mi cabeza casi con vientos de premonición. 

Solo en unos meses David me relataba cómo ese grupo inicial empezaba a sumar instrumentistas. Gaita, teclado... Crecía a ritmo imparable. Entonces llegaron las guitarras eléctricas, el bajo, la batería... y Mörrighan despertaba, obtenía su verdadera forma y pedía guerra.
Folk Metal, me dijo. Una banda de Folk Metal de 9 integrantes con tres voces de tres matices muy diversos, instumentación clásica y metal, con músicos formados en conservatorio en su mayoría. Una caja de Pandora que contenía vientos difíciles de detener. Un horizonte tan vasto que solo ellos podrían ponerle límites. 
Y entonces los escuché...

Habían crecido. Su juventud casi resultaba insultante pero haber logrado aunar en un proyecto común a 9 voluntades muy diversas, darles una coherencia e identidad y, sobre todo, la utopía necesaria para creerse posibles, resultaba conmovedor y fascinante al tiempo. Jamás les infravaloré. Soy el primero que creía ciegamente en ellos, pero reconozco que lo que vi en solo un par de años de distancia rompió mis mejores expectativas. 

Mörrighan quería vivir. Mörrighan merecía vivir.

Habían hecho el trabajo más duro.
Como alguien que les había visto encender la llama... hoy tengo la enorme y fascinante tarea de deciros que existen. Mörrighan ya no son solo David y Patricia. Cada elemento, cada músico, cada instrumento aporta un rasgo de personalidad a esta Diosa de la guerra.



LOS DEDOS QUE FABRICAN LA LÁGRIMA Y LA GUERRA
-a través de mis ojos-

  

David "Wallace" Sánchez.  
18 años: Composición y letrista. voz solista, coros, guturales, arpa, viola, percusión, punteiro (y lo que le echen al muy...)


David es un músico inmensamente polifacético y versátil. Aunque su formación es de viola, es capaz de ofrecer un abanico enorme de instrumentos a este proyecto. Su voz sonora, redonda y de gran personalidad magnetiza algunos de los temas en los que es solista. Sus guturales endurecen y ensucian temas con fuerte carga épica y dramática. 

David es además el responsable de la composición de los temas del grupo hasta el momento. Y si son capaces de dotar de una enseña de identidad a las versiones clásicas del folk irlandés, bretón, escocés, reconozco que en los temas propios realmente se salen.

En el escenario es un mariscal de campo. Impone su presencia sin imponerla. Controla los resortes de esta escuadra de guerreros a la sombra de una sombra incapaz de contenerle y ocultarlo del todo. Sobre las tablas es fiero, en pie, aportando solidez y seguridad, mimando el equipo del que se siente responsable. No avasalla, no eclipsa. Su juventud desaparece cuando toma el mando. Es ese comandante que todos quieren tener en batalla. Ese, cuya mera presencia insufla valor. Por eso le llamé "Wallace". Para mi, David representa lo mismo que el legendario guerrero escocés: Te seguimos. Creemos en ti. Llévanos hasta la victoria.




Patricia Téllez (Lady Alfiler)
18 años.Voz Solista Femenina y Bodhrán. 

No soy imparcial al hablar de Patricia así que esa es una pretensión que abandono desde el inicio. Ando irremediablemente enamorado de esa voz desde el mismo instante en el que se llevó temblorosa el micro a la boca casi por primera vez. Yo estaba allí.

El tono melancólico y dulce de su voz inspiran la formación de este grupo. Su presencia aporta la suavidad femenina y la necesaria nota de belleza en esta escuadra de gladiadores. 

Sabe impregnar de elegancia y hondura cada caída de su garganta. En escena es de una ternura tímida pero solemne aura. Gana gravedad y solidez en cada actuación. Su voz es un río de plata en mitad de la tormenta. Tiene personalidad propia. Tu timbre, su tono, su modulación impregnan de un lirismo elegante y conmovedor cualquier tema. Especialmente grandes, aquellos en el que solo se acompaña de arpa o un instrumento solista. Si tuviera que definirla de alguna manera no me cabe duda de que ella es el hechizo de Mörrighan. 




Alex Téllez.   
22 años. Voz Solista y coros

Me costó trabajo reconocer a Alex en aquella voz virgen pero cargada de registros.Jamás había cantado antes de Mörrighan. Era como si el chico tímido que yo conocía se hubiese transformado de súbito en alguien distinto. La voz solista es en realidad la tercera voz en incorporarse y poco a poco logra situarse en un lugar de preeminencia. Cuando incluye coros es una voz que sobresale, que arropa a las demás en una cobertura casi aérea. 
Su disciplina a la hora de domesticarla, de encauzarla es encomiable. Alex es como ese bloque de refuerzos en batalla que aseguran la victoria. 


Alexander Patrick "El Picto" Armour 
17 años. Bodhran y Bouzouki

Ser el "más joven" en un grupo en el que más de la mitad de sus miembros no llegan a 20 años no resulta ningún estigma. En realidad Patrick es uno de los veteranos del grupo. Está presente desde los primeros balbuceos del proyecto. Entre las bambalinas le conocen como "la sonrisa" del grupo y apuesto que hace suspirar a más de una cuando se luce a pecho desnudo. Aparte de su innato talento para sonreír, Patrick es pura adrenalina sobre las tablas y transmite un buen rollo increíble. Se le ve disfrutar en directo y contagia esa energía.
Aunque normalmente sostiene los ritmos a golpe de Bodhran, para mí resulta determinante con el bouzouki en las manos. 
Juventud, entrega, energía y eterna sonrisa, Patrick es la artillería ligera de la Diosa Mörrighan 



















Rafael Carlos Viúdez  
28 años. Teclado, Gaita, Whistle




Rafael Carlos es un veterano de enorme versatilidad instrumental. Como la fuerza en retaguardia de un ejército, su presencia ofrece consistencia a un grupo. Es capaz de crear texturas musicales a través del teclado. Atmósferas densas, épicas o emocionales. Su gaita es como esa fuerza de choque que se despliega para asestar un golpe de gracia. Sus dedos vuelan y sus "solos" son uno de los puntos fuertes de los espectáculos de Mörrighan. Gaita y Whistle en manos de Rafa  recuerdan siempre al público de dónde se viene y quienes son en realidad. Realmente cercano con los espectadores, ejerce sobre las tablas como ese músico de armas, capaz de romper todo protocolo y enterrarse literalmente entre el público y hacerlos vibrar y danzar a soplos de gaita.









Diego Guerrero 
19 años, violín

Diego es un duelista. Es infantería de élite. un espadachín solitario. Virtuoso con 19 años, su violín es un aporte contundente y sólido. Poco a poco descarga el peso de David en las melodías solistas de violín, en los arranques y frases musicales. Toma el mando de la sección como un primer oficial. Un instrumento que podría parecer innecesario con una viola solista en el grupo, opera de modo completamente contrario y los duelos a cuerda de ambos alcanzan matices que solo se pueden conseguir aunando dos jóvenes talentos deseosos de darlo todo y hacerse sangrar los dedos si es necesario. En escena tiene presencia grácil, dedicada y firme. Diego es un solista sobresaliente y un complemento bestial a la viola de David. Cuando combaten juntos, cuando violín y viola se unen son como danzarines letales. Imposible no vibrar o emocionarse.




Carlos Nukem  

19 años.  
Bajo eléctrico

La incorporación de Carlos hace posible que Mörrighan empiece a tener posibilidades reales de llevar su sonido hacia la influencia Metal. Su bajo es pesado, contundente como una carga de caballería. 

En escena es un bajista con carisma. Concentrado en la tarea, en los directos suele llamar la atención su rostro serio y su mirada penetrante. Es un dinamizador del sonido, como un centrocampista que distribuye tiempos y ritmos. 











Sergio Galiano. 
32 años. Guitarra

Sergio es un guitarrista de gran bagaje y amplia experiencia. Un Primera Lanza. No puede esconder ser el más veterano de la formación y ello aporta al grupo un aura sólida. Sergio es como ese línea de infantería recosida a cicatrices superviviente de cien batallas en la que un buen general confía para soportar cualquier embestida enemiga.
Experiencia, firmeza, solvencia con un instrumento infravalorado habitualmente por su abundancia y al que Sergio sabe cómo desangrar hasta la última gota. 



Félix Ramírez "Odín"
21 años. Batería


Felix es otro más de los miembros de la banda con formación en conservatorio. Solo en los directos puede apreciarse con total justicia la tremenda potencia que este gigante vikingo derrocha tras los tambores. Su presencia es determinante para que Mörrighan encontrase su auténtico sonido. 

Es rotundo, aplastante, versátil y virtuoso. La base de bombo suena como machacada por martillos. Impregna la atmósfera de fuego. Sus solos de batería empiezan a convertirse en un clásico de los directos de Morrighan. Solos que ejecuta con una limpieza que hace parecer fácil lo impensable.  





HORIZONTES BAJO EL ESTANDARTE DE UNA DIOSA DE LA GUERRA


La complicidad es el secreto. Buscarse con las miradas y devolverse una sonrisa.

Lo que más me asombra de Mörrighan es su extraordinaria juventud que compite con una puesta en escena asombrosa y un sonido directo demoledor de fuerte personalidad. Hablamos de un grupo de 9 miembros que tiene una media de edad de 21 años y que apenas puede decir que tenga un año de trayectoria como tal. No son para nada músicos sin experiencia. Son jóvenes, cierto, pero tienen una formación técnica impresionante y experiencia musical la mayor parte de ellos en grupos anteriores. 

Adrenalina. Queman las naves en cada puesta en escena.

Por eso Mörrighan tiene un punto de salida envidiable. Hay mil cosas que pulir y mejorar, no hay duda, pero es que decir que están empezando resulta incluso una exageración. En apenas meses presentan una puesta en escena que mejora por actuación, ganan una confianza en el escenario que es palpable de una actuación a otra, de ahí que su horizonte sea extraordinariamente amplio si consiguen tener la fuerza necesaria para mantenerse unidos. 


más cerca imposible
Es precisamente por la extrema brevedad de vida que tiene esta banda que sorprenda los logros conseguidos hasta el momento: concursos, festivales, actuaciones, un modesto pero interesante circuito; pero sobre todo la fidelización de un público que le sigue entregado en el que cada vez se cuentan más adeptos.

Creo que el mayor secreto es la honestidad en el escenario y el trabajo duro. Ensayos, disciplina y sobre todo creer en el trabajo diario. En este punto de arranque siento mi trabajo concluido. Si mi presencia en sus vidas ha servido en algo a dar convicción y fuerza a su proyecto, la doy por enormemente invertida. Sus logros son suyos, este es su fruto, el de su esfuerzo, el de creer en sus propios imposibles, el de saber que con querer no es suficientes sino que es necesario pelear hasta desfallecer. 

Un picto y un Bouzouki
Como muchas bandas, viajan solos. No hay más apoyo que el que ellos consiguen inspirar y contagiarnos. Sin más medios que la voluntad de crecer a pesar del oleaje en contra. Este post es una muestra de ello. Tengo la necesidad después de toda nuestra trayectoria, después de estos años, de verles crecer, querer y pelear, después de saberles dueños de su propia identidad y futuro de hablar de ellos, de su trabajo, de lo que tienen hasta ahora a todos vosotros porque creo que merecen la pena. 
Y no os los presento con animo paternalista para que digáis: ¡Ayudemos a esta joven banda que se esfuerza mucho y están solitos! 

NO. 

Os los muestro desde la tranquilidad de saber que Mörrighan quiere y puede comerse el infierno a dentelladas. Desde el orgullo de saber que a poco que sigan en esta línea pronto muchos hablarán de ellos y yo quiero ser el primero. Lo digo con la satisfacción de saberme entre las bambalinas del milagro.

Lo que os digo en estas líneas es: Es un ORGULLO para mí poderos presentar a Mörrighan. 
Merecéis conocerlos en detalle.

Si ellos disfrutan, el público arde a sus pies.



LOS HIMNOS DE BATALLA


Trabajo, trabajo, trabajo.

Mi único punto de frustración es no poder mostraros material acorde. Aún no existe maqueta, aunque trabajan en ello. Las grabaciones que ruedan por la red son grabaciones caseras en el mejor de los casos o vídeos tomados en directos con una calidad de imagen y sonido que no les hace justicia.
Me resulta por otra parte imposible ser capaz de transportaros a sus inflamados directos si no es a través de estos mismo vídeos pero... hay que vivirlo en carne. Si Mörrighan tiene un público fiel es por los méritos de su directo (a pesar de estar cargados de fallos técnicos, acoples, micros o monitores que no suenan, cableado de mala calidad, técnicos poco profesionales... que es el es pan de cada día para bandas jóvenes que afortunados son si consiguen un local para hacer un bolo. Eso no es nuevo.) 

Con todo os mostraré material dando por sentado que sabréis ver más allá de las deficiencias técnicas y de imagen, el alma de esta banda. Son capaces, en mi opinión, de gestionar un equilibrio interesante entre tradición y Metal, fuerza y sensibilidad, contundencia y elegancia. 


Actuación en el festival Dinamomusic en la Plaza de las Cañas de Córdoba
David presenta al grupo y tocan Evocation

Evocation es uno de los temas propios de Mörrighan compuesto por David. Quizá es el tema que más videos protagoniza del aún escaso y deficiente material en la Red. Podría ser un magnífico single de presentación y de hecho el público suele esperarlo con impaciencia. 
Ese: Mörrighan is searching for war se ha convertido ya prácticamente en un grito de guerra.
Deliciosa intro lírica de Patricia que da paso a la voz de su hermano Alex que sostiene el peso del tema. 
David y la propia  Patricia en los coros
Es una lástima que la calidad de grabación no ofrezca la calidad de matices que realmente este tema contiene ni le haga justicia a las voces pero no se le puede pedir mucho a una grabación casera.
Eso sí, se aprecia perfectamente la entrega de un público vibrante.
El video lo cuelga FireMaster666Gamer


Evocation esta vez en la sala AC/DS. Estamos ante su Primer Concierto.
El video, malo en general, tiene muy bonitos planos de la intro de Patricia y su sonido es razonablemente bueno en ese trozo, no puedo decir lo mismo del resto. 
Este vídeo lo cuelga Docjmc007


Concierto en el teatro romano de la Axerquía ante más de mil personas. Tocan Cruithne.
Cruithne es uno de los pocos temas tradicionales en los que David lleva el peso único de la voz además de la viola solista. 
Es un tema in creccendo y atmosférico idóneo para los inicios con una preciosa frase melódica de violín-viola y una percusión casi marcial. 
Va adquiriendo peso conforme avanza, al tiempo que David desgarra la voz en guturales. 
Cierra con el broche dulce de Patricia. Reconozco que este tema me pone burrísimo. 


Adaptación de Highland Road en el último concierto de la sala Wittis.
La calidad de la imagen y los planos cercanos son especialmente buenos. 
Seguimos sin tener suerte con el sonido, especialmente muy accidentado en cuanto a monitores y cadenas de sonido en este concierto. Con todo se puede ver perfectamente cómo estos chicos lo solventan con sudor y cómo el público (entre los que me encontraba) disfruta como enanos.
Este vídeo es propiedad de Ángel Santiesteban




Breve segmento del mismo tema en Axerquía. 
Es una lástima que uno de los pocos vídeos con mejor sonido sea tan breve pero tiene un buen plano del escenario.


La potentísima versión de Tri Martolod un tema tradicional bretón en la Sala Wittis
-o manual en tres colores de cómo encender a un público-
Tuve la inmensa satisfacción de que Patricia me dedicara este tema en el último concierto. 
Sabe que tiene un componente emocional para mi.
Si alguien tiene duda de la energía que derrochan estos chicos en el escenario que observe a David con la percusión o sea capaz de seguir las notas de Diego en el violín.
El sonido general, como siempre, mal; pero en fin.
El público, como siempre, rendido y entregado. Un 10.



Foggy Dew es uno de los clásicos del folk irlandés. La adaptación de Mörrighan está más que a la altura.
Alex como lead vocals. Uno de esos temas que encienden al público. Dinámico y potente en el que pueden lucirse prácticamente todos los instrumentos. Aquí en el concierto de Axerquía.
Para demostrar que realmente estos chicos se lo pasan bomba en el escenario y son los primeros en disfrutar no quitéis ojo especialmente a Rafa en los teclados, :P.



Nuevo vídeo del Dinamomusic como punto y final de este muestrario. 
Este tema en cuestión es uno de mis favoritos y también es recomposición de David a partir de una base de letra clásica. Potente y épico en este tema entran las tres voces. Alex  como lead vocals, Patry en segunda voz y David en coros guturales con una base melódica al punteiro de esas que se clavan en la mente. Escuché este tema en una prueba de sonido y me caí literalmente de espaldas con el final en tres voces empastadas (que por desgracia aquí apenas si se aprecia). Lástima que el sonido sea bastante pobre, pero al descubrir que existía no he podido dejar de ponerlo a pesar de las deficiencias.





IMÁGENES DE AQUELLO QUE DECÍAN IMPOSIBLE

Carga de Caballería. Carlos Nuken. Ensayo.
Os dejo una pequeña galería de instantáneas



Tambores de Guerra. Felix "Odín" y David "Wallace" Ensayo 






Otra vez. Otra vez. Patry, Rafa, David y Sergio en los ensayos


El Descanso del Guerrero. Patrick el Picto






La eterna mirada de Lady Alfiler. Directo.


Bodharms. Patrick y Patry. Directo.

 A pie de escena y sudar con el público.  David y Alex Patrick podrían ser Allwënn y Gharin. Directo.
Notas prohibidas en Gaitas prohibidas. Rafa Viúdez impone las reglas. Directo.

Y ellos lo iniciaron todo. David al arpa y Lady Alfiler al micrófono. Directo.

Diego afila la espada. Ensayos.


El trono de un Rey Vikingo. Félix durante los ensayos.


Carlos Nuken.

Rafa Viúdez


Bambalinas. Pinturas de guerra y Runas de Poder.

Sonrisas en la trinchera. Patricia, Felix y Alexander. Pruebas de sonido.

100% al natural. Pruebas de Sonido del último concierto.




PORQUE EL MAÑANA ES HOY...

Porque es emocionante saber que es cierto, que han crecido, que persiguen lo que importa, que no hay cadáveres en el camino, que siguen siendo tan auténticos como aquella primera vez, aquella primera voz, aquel primer encuentro. Porque es inspirador verles sobre el escenario, agotar instrumentos, pelearlo todo a muerte hasta el último aliento. Porque ningún horizonte es imposible, porque avanzar no mata sonrisas, porque el límite está al final de la imaginación.
Por infinidad de cosas, Mörrighan os digo: este viejo trovador os da infinitas gracias por haberle hecho partícipe exclusivo de vuestro camino. Le inspiráis, le emocionáis.
Espero que tras de mí venga una legión, porque el talento y la magia merecen ser compartidas.
Cruzaremos caminos, es una promesa. Alguna batalla la libraremos juntos, estoy seguro... pero mientras ese día llega seguid invocando a la Diosa de la Guerra. Nosotros estaremos esperando a que oiga nuestro llanto.
Gracias por demostrarme que es imposible dejar de creer.




Cartel del Keltol Fest en Zaragoza. Próximo 15 de Septiembre de 2012.


Y para aquellos que quieran disfrutarles la próxima cita 
será en Zaragoza 
en el Keltol Fest 
el próximo 15 de Septiembre 
junto a otros importantes grupos de Folk Metal Español como 
Celtiberian, Lepoka o Salduie.


El propio grupo ha puesto en marcha una interesante iniciativa para facilitar desde Córdoba y Madrid la asistencia al festival. Se trata del flete del autobús en el que ellos mismos se desplazan que recogerá a las personas que se apunten abaratando así los costes del viaje además de compartir con los interesados un viaje que se antoja intenso.

Si alguien desea más información el correo de contacto de Mörrighan para este evento es 
 felissuco_1990@hotmail.com



Visita su

Sígueles en Facebook en 

También hay un Twitter Oficial 





Siempre hay una batalla en la que merece la pena morir.

Un enorme saludo a todos!!!!




















Publicar un comentario