sábado, 14 de febrero de 2009

RAZAS HOSTILES. BESTIAS.

  

    RAZAS HOSTILES


Por razas hostiles, el mundo humano y con anterioridad el mundo elfo designaba a ciertos grupos de criaturas con las que solían mantener relaciones de enfrentamiento. El mundo élfico lo hizo por considerarlos primitivos y salvajes, apenas animales… el mundo Humano, atendiendo a estos mismos patrones heredados, los combatió ferozmente y anexionó o los expulsó de las tierras que el incipiente Imperio necesitaba para expandir su poder. Las guerras contra las razas hostiles, como las Cruzadas al Arröstann eran habitualmente utilizadas por los emperadores para reforzar su liderazgo interno y cohesionar su hegemonía.

Dentro de las razas hostiles destacamos a:



BESTIAS.

A un nivel de desarrollo intermedio entre goblins y ogros se encuentran los llamados Hombres-Bestia. Son cápridos y bóvidos de tipo antilopiano antropomorfos de alta variedad tipológica. A pesar de su aspecto son carnívoros voraces. Como los Ogros, tienen ciertos comportamientos que les hace suponer un desarrollo de la inteligencia racional a niveles elementales por encima de la animal y que también delatan primitivas estructuras sociales más allá de la cooperación puntual o el agrupamiento en manada. Son criaturas feroces, pero a diferencia de los ogros y sus nómadas partidas de caza, los hombres bestia en estado salvaje son muy territoriales y rara vez se apartan de su zona de dominio, aunque son muy hostiles a la invasión de sus fronteras. Como con los Ogros, sus estructuras y matices domésticos apenas son conocidos aunque se les atisban incipiente jerarquización, una artesanía tosca y una espiritualidad primitiva de base totémnica. Cuando un grupo es desplazado de sus territorios, habitualmente por otro grupo más numeroso, el grupo invasor suele apropiarse de las hembras del grupo invadido y expulsa a los machos sobrantes. Estos grupos de machos suelen dedicarse al bandidaje ocasional. Antes de las Guerras resultaba muy extraño encontrarse con hombres bestias fuera de sus enclaves; ahora son habituales en las filas como fuerza de contención e infantería de apoyo. Son indisciplinados y caóticos, pero responden bien a la intimidación de los oficiales orcos. Los que habitaban en territorio imperial solían serlo por captura, especialmente para proveer a las Arenas de exóticos combatientes. En casos extraordinarios se les encontraba en partidas de mercenarios de toda índole o como medidas disuasorias en negocios ilegales (la mayor parte de ellos previo paso por las Arenas de lucha). El rechazo en grupo de estas bestias se reforzaba ante la idea de que eran portadores de infecciones y enfermedades mortales para las razas civilizadas. En concreto, aunque fuese desconocido por la mayor parte de las personas, ahora se sabe que el responsable de la pandemia de “Rasgo” es un parásito habitual en el pelaje de los hombres Bestia y que afecta especialmente a los humanos.
Nota: las ilustraciones pertenecen al universo de Warhammer y sólo tiene función de ambientación.
Publicar un comentario en la entrada